OCIO SALUDABLE

Taller: Buñuelos de Cuaresma



Lo sentimos, esta actividad ha finalizado
Puedes consultar aquí nuestra oferta de actividades

Gurutz Goikoetxea, pastelero de la Pastelería Vilas, realizará este taller para toda aquella persona que quiera o desee aprender más, sobre uno de los manjares típicos y sabrosos de la Cuaresma.

Diferentes fechas, diferentes platos, así es nuestra gastronomía. Turno ahora para los dulces típicos de Cuaresma, el complemento perfecto del bacalao. Los buñuelos de crema, las roscas de cuaresma, las torrijas, etc., son dulces que hay que disfrutar comiendo y también cocinando.

No pierdas la oportunidad de dar el toque perfecto a los dulces más tradicionales, buñuelos de bacalao y de crema.

Los buñuelos de bacalao son una especialidad gastronómica de los países del arco mediterráneo (entre ellos España, Italia, Francia y Portugal). Se trata de bolas fritas de pasta de bacalao desmigado y mezclado con otros ingredientes. Su preparación varía ligeramente según el país.

En España y Portugal son muy populares, no contienen guindilla y se suelen freír en aceite de oliva. En ambos lugares se hacen con bacalao desalao y desmigado (esqueixat) mezclado con una masa típica de buñuelos (Cataluña: agua o leche, harina y huevos; Portugal: patatas y huevos) y se suele especiar con ajo, perejil y a veces también cebolla picada. Se suelen comer como tapa, en platos de frituras variadas o como acompañamiento en platos combinados.

Hay una historia que cuenta que el origen de los buñuelos de bacalao se remonta al siglo XIII en el sitio que hace el Rey Fernando III a la ciudad de Sevilla, durante cuyo asedio escaseaban los alimentos. Dado el carácter de puerto fluvial de Sevilla, los sitiados echaron mano a unos cargamentos de bacalao y harina almacenado en el mismo, el cual, después de aderezarlo convenientemente y frito, alimentó durante algún tiempo a la población. El 22 de diciembre de 1248 se termina el cerco con la entrada a la ciudad del Rey Fernando III. El 30 de mayo de 1252, el rey muere en Sevilla donde está enterrado en la Capilla Real de la Catedral de la Ciudad. Sin embargo, no hay nada que sostenga esta teoría.

Sobre los buñuelos de bacalao, lo que si es cierto es que la más antigua receta conocida es de un oficial del Ejército portugués, Carlos Bandeira de Melo, en el libro "Arte do Cozinheiro e do Copeiro" cuya primera edición tiene fecha de 1839 y es llamada de "Pastéis de Bacalhau" o "Bolinhos de Bacalhau" en los países de habla portuguesa.

 

 

 

 

Dirigido aPúblico en general.