Exposición: Goya y la Academia de Bellas Artes de San Luis



Lo sentimos, esta actividad ha finalizado
Puedes consultar aquí nuestra oferta de actividades

La Sala de Exposiciones de Ibercaja de la calle San Antón, 3 de Logroño acoge la fantástica exposición de dibujos Francisco de Goya y la Real Academia de San Luis. Las inquietudes estéticas de una sociedad.

El 1 de marzo de 1776 un grupo de ilustrados fundan la Real Sociedad Económica, decididos a  procurar el progreso y la modernización de su tierra, a través del estudio y de una serie de medidas que desarrollen los recursos naturales, potencien la industria y enseñen a la población las ciencias y las artes por medio de cátedras y de Escuelas que financian ellos mismos.

Su interés por el dibujo les lleva a fundar la Real Academia de Bellas Artes de San Luis en 1792; la necesidad de apoyar a los agricultores y artesanos  provoca la fundación en 1876 de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, actual IberCaja, heredera de su labor apasionada en pro del desarrollo.

LA ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN LUIS

La vieja Escuela de Dibujo de Zaragoza, fundada por la familia de los Ramírez en 1714, acabó recuperada por la Real Sociedad Económica que, consciente de la importancia del dibujo para el avance de las ciencias y la creación del Arte, inauguró el 19 de octubre de 1784 sus clases de dibujo en las salas bajas de la casa de Zaporta, -hoy el famoso Patio de la Infanta-, financiada generosamente por el empresario don Juan Martín de Goicoechea (1732-1806). Años después, el propio Goicoechea, el pintor Bayeu, el canónigo Pignatelli y don Juan O´Neill, Capitán general del reino de Aragón y Presidente de la Real Sociedad Económica, ayudados por el conde de Aranda, logran que el rey Carlos IV convierta la Escuela de Dibujo en la Real Academia de Bellas Artes de San Luis. Era el 17 de abril de 1792, el Presidente de la Academia será el Director de la Económica, entidad fundadora, y el mecenas Martín de Goicoechea será nombrado Vicepresidente Perpetuo en reconocimiento a su trabajo.

 

LOS ESTUDIOS DE LA ACADEMIA

La Real Academia y la Económica diseñan un modelo de enseñanza que busca descubrir el talento artístico de sus alumnos, a los que considera artistas y no artesanos. Las clases de dibujo compaginaban la educación humanística (estudiando Historia y Filosofía) al mismo tiempo que se les daba formación científica en Geometría, Perspectiva y Anatomía, sin olvidar las clases prácticas de dibujo copiando del natural y los premios que impulsaran la labor de los artistas. Todos los alumnos recibían enseñanzas de Pintura, Arquitectura, Escultura y Grabado, con una formación técnica, a través de los vaciados de obras antiguas con los que trabajaban en los cuadernos de clase y en esos dibujos al carboncillo, de gran detalle y buen modelado de luces, que se conocían con el nombre de “Academias”. Pintores, arquitectos, escultores y grabadores se educaron en sus aulas, en las que se exhibían colecciones de estampas calcográficas que permitían conocer el arte italiano. Los grandes pintores del momento impartieron unas enseñanzas de las que se beneficiaron los futuros artistas.

LOS DIBUJOS O “ACADEMIAS”

Los alumnos de la Escuela de Dibujo que fundó la Económica y que mantuvo la Real Academia copiaban obras de la antigüedad en pequeños cuadernos y hacían “Academias”, nombre con el que se conocen estos dibujos sobre el cuerpo humano desnudo  que fueron la base del aprendizaje académico, comenzando con el dibujo de modelos de yeso y concluyendo con el dibujo del natural. Realizadas al carboncillo, son obras hechas con gran detalle y cuidando el modelado de luces y sombras, además de aplicar líneas de tiza para  realzar el volumen. La importante colección de “Academias” con las que trabajaron los alumnos, conservadas en los fondos de la Económica y la Academia, son obra de importantes artistas de finales del siglo XVIII y del siglo XIX, entre los que hay obra de don Francisco Bayeu y de su cuñado don Francisco de Goya, que muestra su hacer personal frente al trabajo muy reglado de los demás.

Las colecciones  de copias de piezas antiguas, las donaciones y la aportación de los nuevos y aventajados alumnos ha permitido crear una importante colección artística que actualmente tiene, en depósito, el Museo de Bellas Artes, que empezó a organizar la Real Academia a partir de 1835.

Juan Martín de Goicoechea (1732-1806), buen amigo de Francisco de Goya, fue el comerciante más notable de la ciudad de Zaragoza, en donde pasó toda su vida aunque nació en tierras navarras. Había estudiado comercio en Francia, fue tesorero del Canal Imperial y apoderado del Banco de San Carlos. Entre otras importantes iniciativas se le debe la plantación de olivos en las Fuentes. Su conocimiento de Francia y su cultura hicieron de él un activo ilustrado que llegó a vicedirector de la Económica y a ser el mecenas que patrocinó la enseñanza del dibujo y la educación del gusto en la Escuela de Dibujo, cuando está pasó a institución real y se convirtió en Academia de Bellas Artes. El retrato que le hizo Buenaventura Salesa lo representa enseñando la Escuela de Dibujo, donde están dibujando los futuros grabadores.

CRONOLOGÍA

1732. Nace Juan Martín de Goicoechea.

1746. Nace Francisco de Goya. Viajes formativos de Goya a Italia.

1775. Goya se traslada a Madrid.

1784. Se crea la Escuela de Dibujo. Bayeu imparte clases en la Escuela de Dibujo.

1792. Se funda la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis.

1794. Goicoechea, Segundo director de la Económica. Goya académico. Goya imparte clases en la Academia.

1804. Goicoechea forma la Biblioteca de la Academia.

1835. Se estudia la creación de las cátedras de Delineación, Mecánica, Geometría.

Entrada libre 

Dirigido aPúblico general
Lateral gris OTRAS ACTIVIDADES

02/09/2018 - 30/06/2019

EDUCACIÓN Actividades para escolares y en familia

Centro Ibercaja La Rioja. Logroño