CULTURA

Exposición: Mariposas de arcoíris

En España vuelan 228 especies de mariposas (127 en el Moncayo) y unas 4.000 de polillas nocturnas, y su observación, fotografiado y posterior identificación mediante las guías de lepidópteros o las numerosísimas webs que se dedican a estas joyas aladas es una delicia de las muchas que la Naturaleza nos ofrece a sus aficionados.

La imagen de las mariposas sugiere a quien la contempla bondad, alegría, ligereza, libertad, fugacidad y fragilidad. Sin embargo, esta percepción de fragilidad no es totalmente cierta, pues algunas mariposas como la Monarca efectúan migraciones de cuatro mil kilómetros, desde Méjico a Canadá, en varias generaciones. Lo mismo ocurre con la Cardera, que viaja desde África tropical hasta el Círculo Ártico (14.400 km. en seis generaciones) atravesando España. Hay especies efímeras que viven unos pocos días, y otras más longevas que llegan a durar hasta un año.

El color de las alas de las mariposas puede ser pigmentario o estructural. En las especies de colorido estructural no hay pigmentos, y el color se produce por la refracción de la luz en las escamas de las alas originando bellísimos tonos tornasolados.

No es necesario, aunque sea útil, conocer todo esto para disfrutar de la observación de las mariposas. Sólo  necesitáis salir al campo, pasear plácidamente y transitar prados floridos, riberas de los ríos y laderas soleadas donde estas princesas bailarinas del aire danzan sobre las flores, ataviadas con sus mejores galas nupciales.

Hacedlo y alcanzaréis las mismas o aún mayores satisfacciones que nosotros, los autores de la exposición Raimundo Ponz, Emilio Auré, Manuel Muñoz, José Manuel Betes, y Julián Bernal, logramos en nuestros safaris fotográficos tras estas maravillosas criaturas. Dejaos seducir por estas bellas hechiceras que, cual el arcoíris, parecen intangibles seres de luz y armonía que estén hechas de la misma materia que los sueños.

Dirigido aPúblico en general