CULTURA

Monjes y Benedictinos Ilustres entre Saint Pons de Thomières y San Pedro el Viejo

Carlos Laliena Corbera. Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza.

En 1087 el rey de Aragón, Sancho Ramírez, envía a Saint-Pons de Thomières a  su último hijo, el futuro rey Ramiro II, para que se eduque en el monasterio benedictino. Años después, en 1096, otro rey Pedro I tras conquistar Huesca otorga al legado pontificio Frotardo, abad de dicho cenobio  el edificio de la antigua  catedral del obispo mozárabe de Huesca, la iglesia de San Pedro el Viejo, para la fundación de un monasterio benedictino  que seguirá bajo su obediencia hasta finales de la Edad Media.  Se inicia así una estrecha relación entre los dos establecimiento monacales.